Aparatología > Ortodoncia fija


Los aparatos fijos permiten conseguir la mayor precisión en el movimiento de los dientes por lo que son los más utilizados en ortodoncia cuando se buscan resultados de calidad.

Tienen dos partes fundamentales: los BRACKETS que van pegados a los dientes y los ARCOS (o alambres) que van sujetos a los brackets. La función de los brackets es, simplemente, sujetar el alambre. El arco es el motor del aparato ya que genera fuerzas muy precisas para corregir las posiciones de los dientes.

Tanto los brackets como los arcos pueden tener diferentes características. Los brackets, como veremos en otros apartados, pueden ser metálicos, transparentes, de autoligado, linguales,… Los arcos se diferencian por su material y su grosor, pudiendo ser desde muy flexibles, para alinear los dientes al comienzo del tratamiento, hasta bastante rígidos en etapas más avanzadas. Se acompañan de elementos auxiliares para realizar diversos movimientos dentarios (por ejemplo: cadenetas elásticas).